joven haciendo presupuesto personal

El presupuesto personal

El presupuesto personal es una herramienta necesaria y que la utilizamos como un instrumento esencial en la planificación financiera ya sea personal, familiar o empresarial. Este presupuesto consta básicamente de tres básicas partes, partes que debemos de definir y demarcar muy bien para que logremos los objetivos planteados en dicho presupuesto.

Estas partes serían básicamente: los ingresos, los gastos y los ahorros

Como debemos de saber la palabra presupuesto es una palabra compuesta y que está conformada por dos palabras muy diferentes “Pre” y “Supuesto”, esto quiere decir en palabras sencillas y trasladando la terminología que el presupuesto no es más que hacer una debida suposición con anticipación o sea por adelantado. Esto es para lograr la correcta visualización de lo que pudiera suceder y por razones propias actuar en consecuencia. De esta manera el presupuesto personal desde el punto de vista de las finanzas es lograr visualizar como se verá el futuro personal en cuanto a lo financiero y determinar cómo se vislumbrara el mismo.

Obviamente este presupuesto debe de fundamentarse en ciertos datos históricos ya conocidos que pudieran medirse y cuantificarse de una manera  precisa, es decir, en pocas palabras es el comportamiento que haya tenido la persona en el pasado en su determinado flujo de disponibilidad de dinero.

En fin un presupuesto final no es más que un resumen de lo que ha sucedido de manera efectiva en el pasado donde logramos gracias a esta información acumulada y conocida asumir lo que sucederá en un futuro. Claro está, siempre hablando desde el punto de vista financiero.

La importancia del presupuesto personal

Llevar a cabo el proceso de la realización de nuestro presupuesto personal es una tarea considerada de suma importancia, pero debemos de tener muy claro que mucho más importante es lograr llevar de manera sistemática y ordenada un control y correcto seguimiento de todos estos puntos a medida que vamos gastando. De nada nos servirá un presupuesto que no respetemos y que comencemos a gastar sin discreción.

cálculo del presupuesto personal

Como ya les hemos comentado un presupuesto es simplemente una serie de determinados gastos e ingresos futuros que hemos tratado de anticipar y de programar de la mejor manera posible. Por esta razón debemos de cuidarnos mucho de hacer suposiciones erróneas y si lo hacemos por algún motivo debemos de tener la plena capacidad de llevar a cabo los ajustes necesarios para que nuestras finanzas personales no sufran el embate de nuestro error.

Estos cambios muchas veces son sutiles pero también pueden ser marcados, imaginemos por un momento que en determinado mes de invierno el frío fue demoledor y por ende la factura de gas ha tenido una marcada tendencia a la alta.

Esto no estaba en consideración por el hecho de ser un elemento fortuito como lo es el clima, pero debemos de mantener la sensatez y determinar que deberemos de modificar otra partida para lograr equilibrar este gasto que ha surgido de más. Todo esto con la firme intención de mantener el presupuesto original, por lo menos en los totales mensuales, lo que efectivamente nos llevara a lograr nuestros verdaderos objetivos planteados.

El presupuesto como guía

En sí la verdaderamente importancia de cada presupuesto personal es que este sea capaz de cumplir con su cometido, que no es más que lograr una gestión eficaz de las planificaciones llevadas a cabo sobre tus finanzas personales de manera muy precisa como si de una empresa se tratase. Debes tener presente que tus ingresos son limitados y seguramente la mejor manera de lograr usarlos es por medio del presupuesto para no tratar de hacer una aventura con tu sistema financiero, lo que seguramente te conduciría a un final totalmente incierto.  

Definitivamente el presupuesto debes de convertirlo en la guía definitiva que te llevara a un final feliz y por esta razón cualquier desvío sobre el mismo debe de ser corregido de manera efectiva por medio de los diversos mecanismos establecidos para ello. Entre las ventajas de los presupuestos también está la de lograr parar el gasto impulsivo, este gasto hace un daño innecesario a cualquier planificación y por ende derriba cualquier economía, estos compradores compulsivos están siempre dentro de nosotros ya sea en mayor o en menor medida.

Guía para hacer presupuesto personal

Recordemos que estamos programados desde que nacemos para lograr comprar de una manera compulsiva, los recursos ilimitados con los que cuentan las trasnacionales como el bombardeo directo por medio de cuñas y ofertas engañosas vía medios de comunicación (como la tv), dejan una huella en cada uno de nosotros muy difícil de borrar. Por esta razón existen las tarjetas de crédito, instrumentos sumamente eficaces para cualquier planificación pero muy dañinos para los compradores compulsivos.

Desvíos del presupuesto

La información es también de suma importancia para lograr un presupuesto acorde a nuestras expectativas y que sea mantenible en el tiempo, si no tenemos una idea precisa  del dinero con el cual disponemos y de los diferentes gastos con los cuales deberemos de lidiar en un futuro, es muy probable que caigamos indefectiblemente en la tentación de lograr convencernos a nosotros mismos acerca de llegar a encarar el gasto de darnos un “capricho”. Estas son las consecuencias de no contar con un presupuesto establecido para nuestros gastos y obviamente, mantener la mirada establecida en una hoja de ruta bien específica y establecida.

Con el correcto presupuesto personal logramos filtrar toda esta gran cantidad de gastos no planificados y que por ende no encajan en ninguna partida presupuestada. Esto quiere decir que si se presenta algún tipo de imprevisto debería de lograr contener de manera inmediata este gasto hasta lograr poder encajar el mismo en otra partida.

De todas maneras siempre es recomendable mantener una partida para los caprichos dentro de nuestro presupuesto. Ya que siempre aparecerá algún que otro de estos placeres culposos, de esta manera estaremos un paso adelante y previniendo estas eventualidades y aunque estos gastos no sean del todo necesarios siempre debemos de tener claro que forman parte de nuestra realidad cotidiana.

Funciones del presupuesto personal

Todo presupuesto, incluyendo el personal necesita de tener bien definidos ciertos objetivos para que pueda considerarse un presupuesto eficiente y que este ajustado a sus reales necesidades. Entre estos objetivos tenemos que ser enérgicos en su completo cumplimiento para lograr garantizar de manera efectiva su eficacia.

La Planificación

Esta es la principal función de todo presupuesto que se precise de serlo, la planificación es el pilar fundamental de toda estructura financiera. Esto se lleva a cabo gracias a que cuando se elaboran los presupuestos se debe de planificar el flujo de efectivo personal que se manejara. Esto quiere decir en sencillas palabras que un presupuesto es la manera de crear y asegurar que los posibles escenarios a futuro en materia financiera de una persona estén debidamente estructurados y planificados.

Mujer planeando su presupuesto personal

Y definitivamente una parte importante de su importancia es que se logra modelar nuestro futuro financiero a partir de los presupuestos, pero por sobre todas las cosas este permitirá conseguir las respuestas a nuestras necesidades y lograr los ajustes necesarios a cualquier escenario financiero que se nos presente.

En rasgos generales podríamos colocar un ejemplo muy común en estos casos: imaginemos que alguien pueda asumir un préstamo para ser pagado en un determinado tiempo, esta persona gracias a un presupuesto bien elaborado lograra establecer un método de pago periódico y lograr verificar cual será el impacto en su flujo de efectivo y de esta manera lograr hacer los ajustes necesarios para lograr la cancelación efectiva de dicho crédito.

Posiblemente en esta contingencia deberás hacer la debida planificación presupuestaria y lograr reducir ciertas partidas para lograr dar la cabida a este nuevo compromiso financiero de una manera expedita y gracias a la debida planificación.

Como pudimos notar el presupuesto es la manera de lograr ejecutar de manera efectiva cualquier eventualidad y a la vez hacer que el presupuesto se convierta en una herramienta sumamente eficiente para el sincero logro de nuestros objetivos financieros personales.

El Control

La siguiente función de los presupuestos además de la planificación es el control, el control funciona en los presupuestos como el necesario parámetro que funciona en la toma de decisiones y en el debido desempeño financiero a nivel personal. Definitivamente este control se utiliza como punto de referencia para mirar lo ejecutado respecto de lo planificado.  

Tomar el control de la planificación

Por esta razón es de suma importancia la implementación del debido sistema de registros donde se lleve a cabo el respectivo comportamiento que se ha tenido o se ha llevado a cabo dentro de un determinado periodo de tiempo.

Estos registros lograremos hacerlos efectivos ya sean de manera digital o impresa (en físico), también es posible llevarlos a cabo por medio de diversas aplicaciones que están totalmente disponible para ser descargadas y utilizadas en nuestros dispositivos electrónicos. Con lo que efectivamente llevaremos al detalle un registro pormenorizado de todas las transacciones realizadas.

Este registro al igual que todas estas transacciones deberemos luego compararlas con respecto a lo planificado (recordemos la primera función) para lograr una verdadera evaluación de cada aspecto en específico del presupuesto organizado.

Elementos, características y claves para la realización de un presupuesto personal

Debido a que los presupuestos son un certero calculo anticipado de nuestros ingresos y de nuestros gastos en base a una determinada actividad económica y por un estipulado y determinado periodo de tiempo (este puede ser semanal, quincenal, mensual, trimestral, anual y un largo etc.) lo que nos llevará de manera directa y precisa al establecimiento concreto de prioridades y a la certera y eficiente evaluación en el logro de los objetivos planteados.

De esta manera lograremos crear un presupuesto, veamos ahora unos sencillos pasos para lograr mantener de una forma planificada todas nuestras finanzas.

Identificación de ingresos y egresos frecuentes

Este punto es determinante para lograr un efectivo presupuesto, la plena identificación de todos los ingresos y egresos que generalmente tenemos para un determinado periodo de tiempo (lo más común es hacerlo para el periodo de un mes).

Identificación de ingresos y egresos

En este apartado deberemos detallar de una manera eficiente nuestros gastos e ingresos (hipotecas, gastos de servicios, transporte, ropa, alimentación, viajes, tarjetas de crédito, créditos diversos, recreación, educación y otros.)

También en contraparte debemos de establecer cuáles son nuestros sinceros ingresos (salario, inversiones, comisiones, bonos, horas extras de sobretiempo, ingresos por trabajo independiente y otros).

Registrar toda la información

Aquí deberemos de tener alguna herramienta para llevar un perfecto y detallado registro de toda esta información antes mencionada (ingresos y egresos), podría resultar válido desde una libreta para estos apuntes o una hoja de Excel debidamente programada para tal fin.

Lo importante es que esta herramienta donde llevemos apuntados los registros debemos siempre tenerla a nuestra disponibilidad para tratar en lo posible de no pecar de olvido, cosa que traería un descalabro en todas las operaciones; además también deberemos lograr hacer las respectivas revisiones y actualizaciones.

La elaboración del presupuesto

En este paso debemos de elaborar un debido formato para lograr incluir de una forma exitosa todas las partidas generadoras de ingresos y de egresos, estas deberán estar acompañadas de los respectivos montos que esperamos en un futuro tener en cada una de estas partidas para el periodo o periodos de tiempo establecido con anterioridad (semanal, quincenal, mensual, etc.).

Elaboración del presupuesto

Tanto los ingresos como los egresos deben de ser discriminados y especificarlos lo más completamente posible, ya que de esta forma lograremos hacernos una idea y entender de una forma más acertada de cuánto dinero estamos hablando (tanto de los ingresos como de los egresos). Esta precisión  en estos datos obviamente facilitara en gran manera la gestión de nuestro presupuesto personal.

La debida gestión del presupuesto

Una vez hayamos culminado nuestro presupuesto el siguiente paso sería su profundo análisis, esto con la finalidad de conseguir grietas o inconsistencias en el mismo o de conseguir irracionalidades en los objetivos planificados, este análisis nos permitirá lograr efectuar a tiempo los cambios y ajustes necesarios. Una recomendación es darle un destino supremo a nuestro saldo restante y trataremos en lo posible que este ahorro represente como mínimo un 10 por ciento (10 %) de la totalidad de nuestros ingresos.

Cuando ya tengamos elaborado nuestro presupuesto personal y tengamos la debida planificación para llevarlo a cabo de una manera exitosa y lógicamente tener listas las expectativas referentes al uso que le daremos al dinero ahorrado deberemos ponernos en marcha y establecer un criterio de rigidez para lograr seguir al pie de la letra la planificación efectuada y ajustarnos en nuestra justa medida al presupuesto organizado. Lo más ideal sería que nuestros ingresos cubran  de manera explícita todos nuestros gastos y quede de remanente la porción destinada al ahorro.

En base a esto lograremos determinar si verdaderamente necesitamos otras fuentes de ingreso, también por medio de esta gestión estaremos identificando partidas que no corresponden a los gastos establecidos y que obviamente deberemos de buscar una solución ajustada a la medida de las necesidades por el hecho de estar desajustadas a la realidad.